¿Cómo evitar el Sindrome de las Piernas Cansadas?

¡Hola mis princesas y mis princesos! ¿Alguna vez has oído hablar del sindrome de las piernas cansadas? Seguro que sí y sino, ya te lo contamos nosotras.

El síndrome de las piernas cansadas suele darse en personas que pasan muchas horas sentadas a lo largo del día. Esto es habitual, por ejemplo, en quienes tienen trabajos de oficina y se pasan la jornada frente a un ordenador. En estos casos, como veremos a continuación, utiliza un simple reposapiés y te reducirá mucho esta sensación de cansancio. Pero ¿cómo evitar esta desagradable sensación y poder disfrutar de un tiempo de relax, cómodo y sin molestias? Vamos a verlo.

¿Cuál es el origen de la sensación de piernas cansadas?

Es lo primero que debes saber a la hora de evitarla. Al pasar muchas horas sentado, a la sangre le cuesta regresar desde los pies hasta el corazón. Esto provoca, en muchos casos, que se 'estanque' y que no albergue la adecuada cantidad de oxígeno. A su vez, provoca la hinchazón de las piernas y la característica sensación de fatiga a la que hacemos referencia.

Lo cierto es que las piernas cansadas pueden afectar por igual a hombres y mujeres. Sin embargo, es más habitual en mujeres ya que, a partir de cierta edad, acostumbran a tener hábitos de vida más sedentarios. Por ejemplo, un estudio afirma que el 70 % de las mujeres mayores de 45 años tienen este problema.

Sin embargo, hay otras causas que explican la aparición del síndrome de las piernas cansadas, que en casos extremos puede desembocar en insuficiencia venosa y en la aparición de varices. Son estas:

  • El sobrepeso.
  • Fumar.
  • Beber alcohol.
  • Mantener las piernas cruzadas mucho tiempo.
  • El embarazo.

Todos estos factores, unidos a pasar muchas horas sentadas en una silla, suelen acabar traduciéndose en la aparición de las piernas cansadas.

Como evitar las piernas cansadas

Pero ¿cómo aliviar y evitar la sensación de piernas cansadas?

Es evidente que, si tienes un trabajo de oficina, ya sea en tu hogar teletrabajando o en la sede de la empresa, vas a pasar muchas horas a lo largo del día sentada. Por ello, es importante que hagas una buena inversión en equipamiento ergonómico. Por ejemplo, un simple reposapiés puede ser de gran ayuda a la hora de prevenirlo.

De hecho, existe una gran variedad de material de oficina muy útil en este sentido. Teniéndolo a tu disposición y siguiendo estos consejos que te vamos a dar podrás decirle adiós para siempre:

  • Muévete con frecuencia. Es indispensable que, al menos, te levantes de la silla una vez cada hora. Dos o tres minutos es suficiente para recobrar el normal riego sanguíneo de las piernas. Cada dos o tres horas puedes hacer una pausa más larga, de 5 o 10 minutos. También puedes aprovechar el tiempo de descanso del desayuno y almuerzo para comer de pie. Tu cuerpo te lo agradecerá.
  • Haz ejercicio con regularidad. El sobrepeso y el sedentarismo son causas del síndrome de las piernas cansadas. Así que, preferiblemente, haz ejercicio con tus piernas cada día. Puedes intercalar sesiones de carrera con visitas al gimnasio y ejercicios de tonificación para fortalecerlas.
  • Come sano. Las grasas saturadas, los productos azucarados y los fritos tienen una influencia notable también en la circulación sanguínea. Por tanto, si no cuidas tu dieta, las probabilidades de que sufras piernas cansadas crecerán exponencialmente.
  • Bebe agua constantemente. No esperes a tener sed ya que eso significará que estás deshidratado. Y, si lo estás, tus vasos sanguíneos se contraerán y les costará más empujar la sangre de nuevo hasta el corazón.
  • Alivia el dolor con agua fría. Sobre todo, una vez que acabes la jornada de trabajo. Ponerlas en alto y aplicar suaves masajes sobre la piel con una crema efecto frío también es una estupenda idea para favorecer el riego sanguíneo y reducir la sensación de dolor.
  • Usa Material de Oficina ergonómico.

En definitiva, el síndrome de las piernas cansadas afecta prácticamente a todas las personas, ya sean hombres o mujeres, que tienen trabajos de oficina. De hecho, es especialmente habitual una vez que se superan los 45 años. Por ello, si tu carrera profesional te obliga a pasar muchas horas delante de un ordenador y, previsiblemente, también lo harás en el futuro, ten cuidado.

Sigue los consejos y recomendaciones que te hemos dado desde este preciso instante y reducirás notablemente las posibilidades de sufrirlo. Es mucho más sencillo de lo que parece. ¿Te animas a evitarlo?
                                   

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre